lunes, 17 de mayo de 2010

Extraños: capítulo 2

Era una noche húmeda y fría. La niebla envolvía todo rastro de vida, haciendo que caminar por las mojadas aceras fuese toda una aventura. La luz de las farolas se abría paso con dificultad a través de gruesos zarcillos blanquecinos que parecían cobrar vida si los mirabas durante demasiado tiempo.

Una noche más de trabajo en mi querida Glasgow.

Ajusté mi gabardina para evitar que el frío helase mis huesos, demasiado cansados como para soportar una llamada de urgencia del comisario Balfour - Es urgente MacQueen - fueron sus únicas palabras cuando me llamó a casa poco después de haberme acostado.
Nunca nos hemos llevado muy bien, pero tampoco es necesario. Él asigna casos y yo los resuelvo, fin. Supongo que las relaciones amistosas de las películas no suelen suceder tan a menudo en la vida real.

Decidí ir andando a la comisaría, para que el frío despejase mi mente y alejase el sueño de mi cuerpo... llegué completamente alerta.

- Ya era hora. Te estábamos esperando.

Bueno, parece que no he sido el único con mala suerte esta noche. Seguí al comisario a su despacho, y allí se encontraba Kade, que por lo visto había digerido peor que yo levantarse de madrugada, pues tenía muy mal aspecto.
Lo conocía desde la academia, pero desde el primer momento, habíamos tomado caminos diferentes. Él era una rata de laboratorio, obsesionado con los ordenadores y las nuevas tecnologías. Yo quería ser agente de campo, y conseguí ser el mejor de mi promoción, por lo que no frecuentábamos los mismos ambientes, ni teníamos amigos en común.
Tomé asiento a su lado tras estrecharle la mano, y centré mi vista en el comisario Balfour.

- Según tengo entendido, ya os conocéis, así que voy a saltarme las presentaciones para ir directamente al grano. El grupo de Kade, lleva meses siguiendo a un experto hacker que ha realizado varias incursiones en las bases de datos del Royal Bank of Scotland. No hemos actuado hasta esta noche porque según me ha explicado Kade, es un experto en la materia, y hasta hace pocas semanas, no habíamos podido rastrear ninguno de sus hackeos.

¿Para esto me habían despertado a media noche? Maldita sea...

- No ponga esa cara MacQueen, si esto fuera un asunto tecnológico, usted hubiera sido el último hombre que hubiese llamado. Pero no es sólo eso. Lo mejor será que Kade le explique lo ocurrido.

- Ejem... eh... bueno... como ha dicho el comisario, hace unas semanas conseguimos el permiso del Royal Bank of Scotland para controlar uno de sus mirrors con nuestros sniffers de manera que pudimos localizar el ISP que...

- ¡Déjese de tecnicismos Kade! ¡Vaya al grano!

- Si, señor. Perdón. Bueno, en definitiva, conseguimos rastrear su IP y con ella obtuvimos una dirección a la que acudimos esta noche para proceder a su detención. Pensábamos que no habría problemas y mandamos sólo a tres agentes de mi equipo, ya que normalmente este tipo de delincuentes no suelen ofrecer resistencia física, pero esta vez ha sido peor, mucho peor. Esa chica ha resultado ser un diablo...

- Lo que Kade quiere decir, es que el resultado final ha sido el de dos agentes heridos de gravedad por arma de fuego y un tercero que ahora mismo está en el psicólogo llorando como un niño porque dice que ha muerto y ha vuelto a la vida.

- ¿Cómo que ha muerto y ha vuelto a la vida? - pregunté incrédulo.

- En efecto. Según lo que nos ha contado el psicólogo que lleva varias horas intentando conseguir algo útil de él, afirma que la chica lo miró a los ojos mientras susurraba unas palabras ininteligibles y notó como su vida se terminaba. Es más, dice que llegó a ver su propio cuerpo tendido en el suelo desde una posición elevada y que la chica en ese momento lo miraba con una sonrisa en la cara. Y poco después, despertó debido a los gemidos de dolor de sus dos compañeros caídos sin la chica por ninguna parte.

- ¿Soy el único que piensa que esto es una locura?

- No sabemos si algo de esto es verdad, pero lo que si es cierto, es que esa loca, además de ser una hacker con experiencia que está robando información muy valiosa al banco más poderoso de Escocia, es un peligro. Por lo que necesitamos a alguien que se una temporalmente al equipo de Kade acostumbrado a responder adecuadamente ante situaciones de peligro. Y ese alguien eres tú.

- ¿O sea que me está pidiendo que haga de guardaespaldas de estos enamorados de los ordenadores? ¡Joder comisario! Hay bastante escoria suelta por la ciudad como para tener que ocuparme de una niñata que cree poder robarle dinero a los bancos. ¿De verdad cree que debo ocuparme de esto?

- Si. Y esta reunión ha terminado. Kade y usted compartirán el mando de la unidad. Recibirán información de primera mano cuando los agentes heridos salgan del quirófano o el agente Baen recupere la cordura. Buenas noches.

Mierda. No me gusta ser la niñera de nadie, y menos de estos pardillos. Tendré que centrar mi atención en este caso para quitármelo de en medio lo antes posible.

Mala noche. Esto demuestra que es mejor llevarse bien con tu jefe...

_________________________________________________________________________________

Aquí tenéis otro relato que escribí para la partida de rol de Witchcraft que dirigía a finales de 2007. Este lo escribí en Octubre de ese año y está dedicado al personaje de Miriam por el que también terminé sintiendo cierto cariño gracias a todo lo que tenía preparado para ella.

Lastima que la partida se quedase sólo en los comienzos...

3 comentarios:

  1. Si jugamos otra del estilo, rescataré a la pobre Kristen del infierno al que se ha ido...
    Me gustaba mi personaje :'(

    ResponderEliminar
  2. Pues voy a tener que pensármelo porque ya sois varios lo que queréis que vuelva.
    Tendré que comprobar quién está realmente disponible para ver si la revivo :)

    ResponderEliminar